Los objetivos de nuestra Fundación

Destacado

Objetivos de la Fundación SoberanaMente: 

  1. LA INVESTIGACIÓN, para explorar nuevos conocimientos sobre la mente. 
  2. LA DOCENCIA, para enseñar a alumnos y profesionales de las Ciencias de la Salud.
  3. LA PROMOCIÓN, para ayudar al público en general a cuidar su Salud Mental. 

Para concretar estos objetivos, los Directores de la Fundación Soberanamente junto a otros profesionales de la Salud, desarrollan actividades en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) y en el interior del país (Argentina) a través de la organización de charlas, seminarios, encuentros, jornadas, clases, talleres, cursos presenciales y virtuales, entre otras, como así también la difusión de artículos.

Conozca QUIENES SOMOS , nuestras ACTIVIDADES , nuestros LIBROS , y puede hacer CONTACTO por aquí con la Fundación SoberanaMente.

Lic. Margarita Rodríguez Suárez – Lic. Prof. Pablo Cazau 

Qué es la mente

La mente puede ser entendida como una configuración dinámica de pensamientos y afectos que interactúa con el cuerpo y el ambiente. El conjunto de mente y cuerpo se llama organismo, individuo o persona.

La mente está constituida, en un sentido estático por el conjunto de pensamientos y afectos de un individuo. En un sentido dinámico, la actividad mental consiste en la creación y transformación de pensamientos o de afectos, y en sus mutuas interacciones. Tales transformaciones pueden ser cuantitativas o cualitativas.

Sigue leyendo

El psicópata en los grupos y las organizaciones

Es bien conocido el accionar de los psicópatas con personas individuales como sus parejas o sus hijos. Sin embargo, estos depredadores de sus propia especie pueden también ejercer su influencia en grupos y organizaciones màs amplias, lo que los convierten en sujetos aùn màs peligrosos.

En los grupos el psicópata suele asumir el rol de líder. A veces es el lìder original ya instalado desde el nacimiento del grupo. Es lo que sucede, por ejemplo, en las sectas, donde poco a poco el falso objetivo de beneficiar a todos con cosas como la salvación eterna va dando lugar al verdadero objetivo de satisfacer intereses individuales de lujuria o de codicia.

Otras veces,el psicópata aparece en un grupo que ya contaba con su líder natural, convirtiéndose en lo que algunos llaman líder negativo, es decir, un líder capaz de oponerse y sojuzgar al líder original. Si el grupo es lo suficientemente fuerte podrá resistir y anular al líder negativo, pero no siempre esto sucede asì. Un ejemplo podría ser el grupo que originalmente se formò para ayudarse solidariamente entre todos, pero en un momento dado uno de sus integrantes comienza a inducir en los demás comportamientos que le permitirán, por ejemplo, llenarse los bolsillos con el dinero de todos.

Los psicópatas pueden también infiltrarse en organizaciones màs grandes, como pueden serlo las empresas o los gobiernos. En estos casos el liderazgo se ejerce desde roles tales como reyes, emperadores, presidentes y hasta algún CEO de una empresa multinacional. Son bien conocidos los casos de Neròn, Hitler y hasta el del rey Leopoldo de Belgica, quien en el siglo XIX liderò un execrable plan de explotación de negros africanos en la industria del caucho. Desde ya, en las organizaciones los psicópatas pueden también ocupar niveles de mando intermedios, y es asì como surgirán los clásicos jefes psicópatas.

Pablo Cazau

El psicópata en los medios de comunicación

Las denuncias cada vez más frecuentes de las características del psicópata en los medios masivos de comunicación están contribuyendo a que sean cada vez menos invisibles. Las denuncias alertan a víctimas y a posibles víctimas, pero también pueden alertar a los psicópatas mismos.

Si ello sucede, es probable que afinen y perfeccionen sus técnicas de sometimiento para continuar siendo invisibles. Entre otras cosas, podrán argumentar que ellos no son los denunciados en los medios, sino los demás.

Ellos nunca se reconocerán como psicópatas, y no porque sientan vergüenza (son incapaces de avergonzarse y por ello suelen llamárselos sinvergüenzas), sino porque reconocerse como tales va en contra de sus planes manipuladores de exhibir encantos y bondades varias. No sería nada extraño que, incluso, llegasen a escribir artículos contra los psicópatas, engrosando de esta manera la larga lista de las personas que dicen una cosa y hacen otra.

Pablo Cazau