¿Alguna vez te pasó?

Efecto Lucifer: Siempre fuiste una persona buena y moralmente irreprochable, pero bajo ciertas circunstancias se volviste sádico y violento.
Efecto Forer-Barnum: Estás asombrado de lo bien que te describen las características de tu signo del zodíaco, pero no sabés que esas mismas características describen muy bien a personas de otros signos.
Efecto Halo: Te creés que porque alguien es simpático también es bondadoso, o que porque Maradona es genial como jugador también lo será siendo director técnico.
Efecto Pigmalion: Si te tratan como a un joven te vas a terminar creyendo joven, o si te admiran por tu inteligencia te comportarás como alguien más inteligente.
Efecto Golem: Si te tratan despectivamente, terminarás haciendo todo como para que te rechacen y te traten más despectivamente. Es lo contrario del efecto Pigmalion.
Efecto Placebo: Te tomaste un remedio trucho pero que te mejoró porque creíste que era un remedio auténtico.
Efecto nocebo: Estás enfermo y estás empeorando porque creés que el remedio falso te va a hacer mal. Es lo contrario del efecto placebo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *