Algunas investigaciones en resiliencia realizadas en Argentina en el período 2002-2011

Resiliencia y estrés.- Márquez López-Mato (2003) realizó un trabajo de revisión de investigaciones que plantean la resiliencia como una condición que nos hace menos vulnerables al estrés. Postuló también que la respuesta resiliente estaría determinada por las características genéticas y nuestros modos primarios de comportamiento. Sin embargo, de no haber sido adquirida desde el nacimiento, podría ser desarrollada de diversas maneras.

Resiliencia y crisis económica.- Casabianca y Hirsch (2003) investigaron los hechos vividos en Argentina entre el 2001 y 2003 que tuvieron un efecto desestabilizador en el bienestar de los ciudadanos. Consideraron que se pudieron apreciar los comportamientos de readaptación transmutadora, de enseñanza, sin interposición de expertos en el enfrentamiento de situaciones estresantes o traumáticas, sostuvieron que el sostenimiento o recuperación de los credos espirituales o religiosos, la cooperación y el mantenimiento de las redes más allá de los problemas financieros, fueron considerados efectos positivos y revelaron la inquietud de pensar sobre algunas tácticas para la cultura de la resiliencia.

Resiliencia en niños y adolescentes.- Mikulic y Fernández (2005) evaluaron la fortaleza psicológica en niños y adolescentes. Como conclusión se planteó que para considerar la resiliencia no sólo hay que tener en cuenta al sujeto como individuo aislado sino que es fundamental la interacción con los demás y el contexto en el que se encuentra el sujeto. La presencia de fortalezas en niños y adolescentes ligadas al grupo primario, grupo de pares y contexto escolar, constituyen recursos protectores frente a la adversidad.

Resiliencia y emociones positivas.- Greco, Morelato & Ison (2006) analizaron la relación existente entre las emociones positivas en la niñez y la posibilidad de utilizarlas como una herramienta psicológica para favorecer el proceso de resiliencia en la edad infantil. Sostuvieron como hipótesis que las emociones positivas son un aspecto importante al momento de concebir el proceso resiliente ya que serían beneficiarias, entre otras cosas, de la acentuación de respuestas de generosidad y nobleza, del pensamiento creativo para resolver dificultades interpersonales, del desarrollo de la flexibilidad intelectual, del acrecentamiento de los recursos intelectuales, de la promoción de decisiones asertivas, y del subsanamiento de propensiones depresivas.

Resiliencia y aprendizaje.- Szarazgat y Glaz (2006) hicieron un trabajo teórico sobre resiliencia y el aprendizaje en sectores populares. Sostuvieron que la resiliencia no se asocia a una característica esencial o natural de algunas personas sino que es un proceso que se va desplegando con la ayuda de las relaciones significativas del ambiente, proveyendo un apego seguro. Mencionaron diversas características que suelen aparecer en las personas consideradas resilientes y que son sensibles de ser erigidas, como por ejemplo, la independencia, la autoestima consistente, la capacidad de relacionarse, la introspección, el humor, el pensamiento crítico, la creatividad, el altruismo y la iniciativa.

Resiliencia y pobreza.- Gauto de Paz (2007) realizó un estudio empírico y de revisión en la ciudad de Resistencia, Chaco, sobre la resiliencia entendida como una herramienta para disminuir la vulnerabilidad de los riegos de las viviendas pobres de la ciudad. Los hogares necesitados poseen una cualidad resiliente que les admite sobrellevar conflictos de los hogares perecederos para la salud e interesarse en el proceso salud-enfermedad, con la ayuda de recursos sociales, conductas sociales, y disposición de oportunidades.

Resiliencia y violencia escolar.- Ferreyra y Martínez (2008) realizaron un trabajo teórico en Mendoza sobre el valor de la escuela en la edificación de la resiliencia en individuos con dificultades cognitivas en el marco de un trabajo de investigación sobre el impulso de la resiliencia como un enfoque de la violencia escolar. Reflexionaron que si bien el modelo vigente es el de daño, fundado en una noción de falta, se podría modificar el enfoque por el de resiliencia, donde se impulsen los elementos proactivos y saludables, donde ser maestro implique promover la capacidad de afrontamiento en los alumnos y donde la institución pueda representar una zona transicional entre lo externo y el mundo psíquico, encuadrando un espacio de alivio.

Resiliencia y perfil psiconeurobiológico.- En un artículo de revisión Tafet (2008), describió la psiconeurobiología de la resiliencia. Reflexionó sobre cómo ante un mismo contexto estresante, hay sujetos que responden de forma eventualmente resiliente, y otros de modo vulnerable. En el tratamiento de diferentes trastornos que son secuelas del estrés continuado, la identificación de perfiles psiconeurobiológicos aines con un tipo de respuesta resiliente, a diferencia de formas vulnerables de respuesta, puede aportar significativas habilidades para la exploración de abordajes terapéuticos más efectivos.

Resiliencia y Burnout.- Ghisio (2009) expuso en un trabajo empírico los resultados de dos investigaciones que tuvieron como objetivo indagar la presencia de manifestaciones de Burnout en los empleados en salud y enseñanza de establecimientos públicos del partido de San Martín, provincia de Buenos Aires. Para ello, se describieron las particularidades del concepto de Burnout y sus extensiones, se explicitaron las nociones de estrés, debilidad y resiliencia y se indagó sobre las prevenciones y cuidados para plantear la conveniencia del método de biodanza como instrumento de afrontamiento. Se entendió el sistema de biodanza como una vía para mudar el estrés por un esquema de armonía donde se comprendió que la afectividad tiene un resultado organizador en los fondos límbicos-hipotalámicos, el modo de apreciar el universo y las emociones.

Resiliencia y experiencias traumáticas.- Grill (2009) realizó una investigación empírica para estudiar qué particularidades del funcionamiento individual están referidas a una respuesta resiliente de acomodación en situaciones traumáticas. Para ello se trabajó con ex batalladores de la guerra de Malvinas. Se postuló, como una concepción procedente de la psicología positiva: el crecimiento postraumático. entendido como un constructo multidimensional que ayuda a definir la vivencia de desarrollo a través de la cual los sujetos que traspasaron realidades traumáticas pudieron lograr cambios positivos.

Las personas resilientes tienen una gran fortaleza interna y emocional para enfrontar y prevalecer ante circunstancias que vulneran su entereza, pero por otro lado, el CPT (crecimiento postraumático) es una capacidad que pueden desplegar los hombres como efecto del aprendizaje de la exhibición al trauma.

La medición de la resiliencia.- En una investigación empírica realizada por Rodríguez, Pereyra, Gil, Jofré, De Bortoli y Labiano (2009) se indagó la validez y confiabilidad de una versión argentina de la Escala de Resiliencia (ER) de Wagnild y Young de 1993 realizándose la traducción y adaptación al español hablado en Argentina. Se concluyó que esta escala tiene propiedades psicométricas admisibles para ser utilizadas en nuestro país pero se destacó la importancia de seguir examinando la misma para evaluar con más profundidad sus condiciones psicométricas en otras ciudades regionales y de disímiles status socioeconómicos.

Resiliencia y suicidio.- En una investigación empírica, Galarza (2009) desarrolló un estudio en adolescentes escolarizados teniendo en cuenta los indicadores de riesgo suicida y resiliencia. La hipótesis de trabajo que sostuvo esta investigación planteaba que aquellos adolescentes que obtuvieran puntuaciones más elevadas en características resilientes presentarán significativamente menos indicadores de riesgo suicida y de síntomas clínicos.

Resiliencia y bienestar subjetivo.- Omar (2009) realizó un trabajo empírico que apuntó a explorar las posibles relaciones entre los componentes de la resiliencia, el bienestar subjetivo y las perspectivas de futuro en una población de adolescentes.

La correlación de cada uno de los aspectos resilientes con el bienestar subjetivo indican que la contención emocional en la casa y las reciprocidades sociales positivas en la escuela influyen específicamente en la habilidad de los jóvenes para enfrentar circunstancias adversas y mantenerse saludables y fuertes.

Resiliencia e hipertensión.- En una investigación empírica Costa de Robert, Barontini, Forcada, Carrizo y Almada (2010) estudiaron la relación entre estrés psicosocial o EPC, y baja resiliencia y su incidencia en la hipertensión arterial. Los autores llegaron a la conclusión de que individuos con estrés psicosocial crónico sumado a la baja resiliencia conservan un gran peligro de desarrollar hipertensión arterial.

Resiliencia y abuso sexual infantil.- Martorella (2010) realizó un trabajo de revisión y empírico donde estudió el abuso sexual infantil teniendo en cuenta el juego como promotor del proceso resiliente. En cada caso estudiado se intentó valorar el rol que cumplen los recursos protectores personales y las figuras de apego que cercaron al niño en correlación al trauma, aspectos definitivos en la cimentación del temperamento resiliente en el niño.

 

Resiliencia y depresión.- Inbar (2011), en un estudio de revisión, desarrolló el tema de la resiliencia individual, familiar y de pareja en relación a la prevención y el afrontamiento de la depresión y crecimiento posterior desde un enfoque psicoterapéutico integrativo, y se rehirió a la resiliencia psicológica como un elemento protector frente a la misma, Se expuso un diseño de la terapia integrativa de la depresión, basada en la resiliencia y orientada en las soluciones, se desarrolló la terapia cognitiva fundada en el mindfulness de la depresión.

Fuente consultada: Losada, Analia Veronica y Latour, Maria Ines (2012). Resiliencia. Conceptualización e investigaciones en Argentina. Psiencia revista latinoamericana de ciencia psicológica psiencia latin american journal of psychological science, 4 (2) 84-97.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *