La sexualidad normal y las disfunciones sexuales

Normalmente, las fases o etapas de la actividad sexual son cuatro:

1) Deseo.- Aparece un interés por realizar el acto sexual, frecuentemente acompañado de fantasías.

2) Excitación.- Aparece una sensación de placer acompañada de cambios corporales. Los más importantes en el varón son la hinchazón y luego la erección del pene, acompañadas de lubricación (estar “mojado”). En la mujer son la expansión y lubricación de la vagina, así como la hinchazón de sus genitales externos (labios mayores, labios menores y clítoris).

3) Orgasmo.- El placer sexual alcanza un punto culminante, donde el varón tiene una eyaculación y la mujer contracciones en la pared de la vagina (que no siempre experimenta subjetivamente).

4) Resolución.- Aparece una sensación de relajación muscular y bienestar general.

Todo este ciclo puede repetirse inmediatamente en el caso de la mujer, o luego de un tiempo variable en el caso del hombre.

Cuando alguna o algunas de estas fases no pueden cumplirse adecuadamente, o cuando se experimenta un dolor significativo en algún momento de la actividad sexual hablamos de una disfunción sexual, que puede afectar tanto a la mujer como al hombre. Por ejemplo si hay deseo pero no hay excitación (por ejemplo disfunción eréctil en el varón), o si hay excitación pero no hay orgasmo (anorgasmia en ambos sexos, donde el orgasmo no existe o es insuficiente).

Las causas de las disfunciones sexuales pueden ser físicas (una enfermedad médica, una sustancia química), psíquicas (miedos, prejuicios), interpersonales (pareja inadecuada) o alguna combinación de estos factores. Si la persona no puede resolver el problema deberá entonces consultar al médico, al psicólogo o cambiar de pareja.

Pablo Cazau

Encuesta de información sobre resiliencia

Durante Junio de 2019 realizamos una encuesta para investigar qué información tenían las personas acerca de la resiliencia. Fue realizada sobre una muestra no probabilística (N = 112) donde el 90% eran mujeres, y donde el 78% eran mayores de 21 años (usuarios de Facebook) y el resto rondaba los 18 años (alumnos secundarios de 6° año).

Sigue leyendo

La meditación básica

En general, la meditación es una actividad mental voluntaria que consiste en concentrar la atención sobre algo.

Cuando una persona está distraída o cuando sueña, está concentrada en algo pero de manera involuntaria y por tanto no es meditación. La meditación, al ser voluntaria, está orientada hacia alguna finalidad.

La meditación abarca un amplio espectro de actividades mentales donde se concentra voluntariamente la atención. Así, nos concentramos en algo al mirar una película, reflexionar sobre un problema, atender a nuestros propios pensamientos, observar un paisaje, escuchar música, cocinar, estudiar, escribir, leer, pintar, nadar, peinarse, jugar a los naipes, revisar una cuenta o cambiar una lamparita. Todas estas actividades mentales son voluntarias y tienen su propia finalidad.

Un tipo especial de meditación es la que aquí llamaremos meditación básica, que consiste en concentrar la atención solamente en nuestra respiración, preferiblemente con los ojos cerrados para reducir la intromisión de estímulos distractores. La finalidad central de la meditación básica es reducir el sufrimiento en situaciones difíciles, y de aquí la importancia de adquirir un cierto entrenamiento para hacerla más efectiva.

Sigue leyendo