Traumas generacionales y traumas colectivos

¿Cómo se cumplirían los procesos de amnesia y resignificación en los traumas generacionales y colectivos?

Los primeros son aquellos cuyos efectos se transmiten de generación en generación, sea a través de los genes, sea a través de sutiles e invisibles influencias de un cerebro a otro mediante mecanismos de identificación u otros. El trauma del abuelo que sufrió la experiencia del atentado a las torres gemelas puede transmitirse a sus nietos, quienes por esa razón estarán más expuestos al estrés. Parece ser que también existen periodos altamente sensibles: el abuelo tuvo que haber vivido el 11 de septiembre en su pubertad, y la abuela mientras estaba en el útero de su madre, que son los momentos en que se forman los espermatozoides y óvulos, respectivamente, que darán origen a la siguiente generación. De hecho, experimentos realizados con ratas revelaron que cuando una rata era expuesta a sustancias tóxicas ambientales, un 85% de su descendencia adquiría la enfermedad derivada de esa intoxicación a lo largo de al menos tres generaciones. En otras palabras, heredaban la patología en forma epigenética.

Sigue leyendo

El narcisismo según Kohut

Los orígenes del narcisismo.- Más allá de las necesidades biológicas, el ser humano tiene también ciertas necesidades psicológicas que, para ser satisfechas, requieren la presencia de otro ser humano. Kohut identifica tres de estas necesidades:

  1. a) Necesidad de ser admirado.- Niños y adultos buscan en mayor o menor medida alguien que los admire, los halague, les diga “qué inteligente eres”, “qué bello eres”, o “qué bien que haces las cosas”. No se trata necesariamente de amor, sino de reconocimiento y admiración. El adulto puede pedir que lo admiren cuando exhibe su fortaleza, su inteligencia o su cuerpo.
  2. b) Necesidad de admirar.- Las personas necesitan también admirar valores o ideales que orienten su vida. Esta necesidad suele encarnarse en una persona-modelo como la madre, el padre, un líder, un ídolo, un maestro, o bien en valores abstractos como ideales de vida: la honestidad, la sabiduría o la templanza. No es infrecuente escuchar en los niños “cuando sea grande quiero ser bombero” o “quiero ser fuerte como mi papá”. Brenda, una niña de 11 años, decía: “a mí me gusta ser la segunda de los hermanos, porque el primero no tiene de quien tomar ejemplos”.
  3. c) Necesidad de compartir.- Todos necesitan también contar con una suerte de gemelo para compartir experiencias, de estar acompañados, de desarrollar juntos proyectos, talentos y aptitudes. El niño lo expresa diciendo cosas como “¿vamos a jugar juntos?” o “papá, ayúdame con esto”, o interactuando con un amigo imaginario. Los adultos aprovechan situaciones donde puedan encontrarse y compartir experiencias con otros.

Sigue leyendo

La representación espacial del tiempo

La forma en que las personas se representan el tiempo en forma espacial depende de cada una y de la cultura incorporada. El tiempo puede representarse tanto en un espacio tridimensional como en un bidimensional. En esta nota se exponen algunos resultados preliminares de una investigación al respecto.

¿Qué ocurre cuando le preguntamos a alguien que señale con la mano dónde ubica su futuro, su pasado o su presente? Tal vez señalaría el futuro extendiendo la mano hacia adelante y arriba, el pasado hacia abajo y atrás, y el presente en su propio cuerpo.

En el año 1968 comencé una investigación piloto de n=40 sobre cómo las personas se representan espacialmente el tiempo y obtuve esa y muchas otras respuestas diferentes. Si bien no seguí adelante con la investigación, fue posible reunir ciertos datos sugestivos como los siguientes:

Sigue leyendo