Creencias exigentes en la base de conflictos

 

En la entrada anterior vimos qué era un conflicto, por qué entramos en él y una clasificación de tipos de conflictos.

Albert Ellis, creador de la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), habla de nuestras CREENCIAS IRRACIONALES, que estarían en la base de muchos de nuestros conflictos.

Las creencias irracionales son aquellas que tomamos como afirmaciones absolutas. Son demandas excesivas sobre los demás, en vez de plantearse como PREFERENCIAS o deseos. En vez de usar los “debería…” tendríamos que utilizar expresiones como “me gustaría…” ,”me encantaría…” ,”sería preferible…”.

Muchas de estas creencias se expresan a través de nuestras distorsiones cognitivas cuando ignoramos lo positivo, exageramos lo negativo o generalizamos.

Hay 11 creencias irracionales que Ellis menciona con frecuencia:

1- “Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”

2- “Para considerarse uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”.

3- “Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad”.

4- “Es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”.

5- “La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones”

6- “Si algo es o puede ser peligroso o temible, se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra”

7- “Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”

8- “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”

9- “La historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que le ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente”

10- “Uno deberá sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás

11- “Invariablemente existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe” (1)

(1) The Essence of Rational Emotive Behavior Therapy de Albert Ellis

Ellis también menciona las TRES CREENCIAS IRRACIONALES BÁSICAS:

1) CON RESPECTO A UNO MISMO: “Debo hacer las cosas bien y merecer la aprobación de los demás por mis actuaciones”.

2) CON RESPECTO A LOS DEMÁS: “Los demás deben actuar en forma agradable, considerada y justa”.

3) CON RESPECTO A LA VIDA O AL MUNDO: “La vida debe ofrecerme unas condiciones buenas y fáciles para que pueda conseguir lo que quiero sin mucho esfuerzo y comodidad”.

Ellis propone pensar estas creencias no como exigencias sino como preferencias. En la medida que alguna de mis demandas sean así de exigentes, conmigo y con los demás, aparecerán los conflictos, tanto conmigo mismo como con los demás, y es el terreno de cultivo de los trastornos mentales.

 

La TREC agrega el concepto de AUTOACEPTACIÓN (lo prefiere al de AUTOESTIMA) para explicar que el proceso se inicia con uno mismo y se extiende a los demás. Y que deberíamos todos “trabajar para la paz” (ese el sentido de su terapia), y no para alimentar los conflictos y la violencia.

Dice que tanto la autoestima alta como la baja son causa de perturbaciones emocionales tales como la ansiedad, la depresión o la rabia. Prefiere hablar de AUTOACEPTACIÓNincondicional, que va más allá de las conductas de las personas y se dirige a su esencia. El valor de una persona no se evalúa por sus conductas.

Si algo no sale como queremos y de acuerdo a una exigente demanda, no significa que nuestro valor como personas se vea afectado. (“Si no estoy en pareja soy un fracasado”).

La autoaceptación es aceptarse incondicionalmente uno mismo y los otros con aquellas conductas o aspectos de nosotros mismos y de los otros que no nos gustan y nos desagradan.

Aceptamos incondicionalmente la vida tal y como realmente es en lugar de exigir que sea diferente a como es. Aceptación no es resignación, abandono, sino intentar cambiar a aquello que se puede cambiar y aceptar aquello que no se puede cambiar, y no juzgarse a sí mismo ni a los demás en función de la conducta, ni de las circunstancias.”

Los comentarios están cerrados.