Cuánto tarda formarse un hábito?

 

 

Las investigaciones revelan una relación entre la práctica y la curva de automaticidad.

Digamos que quiere crear un nuevo hábito, si se trata de hacer más ejercicio, comer más sano o escribir una entrada en el blog todos los días, ¿con qué frecuencia debe realizarse antes de que ya no requiera de un hercúleo auto-control?

Está claro que va a depender del tipo de hábito que está tratando de formar y cómo la mente está en la búsqueda de su objetivo. Pero, ¿existen pautas generales para saber cuánto tiempo se tarda antes de que los comportamientos se vuelven automáticos?

Pregunte en Google y obtendrá una cifra de entre el 21 y 28 días. De hecho no hay evidencia sólida para este número en absoluto. El mito de los 21 días bien puede provenir de un libro publicado en 1960 por un cirujano plástico. El Dr. Maxwell Maltz cuenta que a amputados les tomó, en promedio, 21 días para adaptarse a la pérdida de una extremidad y argumentó que las personas toman 21 días para adaptarse a los cambios importantes de la vida.

A menos que usted está en el hábito de corte de tu propio brazo, esto no es particularmente relevante.

Si lo hace sin pensar

Ahora, sin embargo, hay algo de investigación psicológica sobre esta cuestión en un artículo recientemente publicado en el European Journal of Social Psychology. Phillippa Lally y sus colegas del University College de Londres investigó a 96 personas que estaban interesadas en la formación de un nuevo hábito como comer un pedazo de fruta con el almuerzo o hacer 15 minutos a correr cada día. Lally et al. (2009). A los participantes se les preguntó diariamente cuán automáticos sentían los comportamientos elegidos. Estas preguntas incluían ítems como si el comportamiento era “difícil no hacer” y se podía hacer “sin pensar”.

Cuando los investigadores examinaron los hábitos diferentes, muchos de los participantes mostraron una relación entre la práctica de curva y la automaticidad de la forma descrita a continuación (línea continua). En promedio, una meseta en la automaticidad se alcanzó después de 66 días. En otras palabras, se había convertido en lo más parecido a lo que iba a ser un hábito.

(…)

Si bien el promedio fue de 66 días, hubo una marcada variación en lo que los hábitos tardaron en formarse, desde 18 días hasta 254 días en los hábitos analizados en este estudio. Como era de imaginar, beber un vaso diario de agua se convirtió en automático muy rápido, pero hacer 50 abdominales antes del desayuno requiere más dedicación (líneas arriba, de puntos). Los investigadores también observaron que: Faltar un solo día no reducía la posibilidad de formar un hábito.

Un sub-grupo tomó mucho más tiempo que los demás a formar sus hábitos, lo cual sugiere que algunas personas son “hábito- resistentes”.
Otros tipos de hábitos pueden tomar mucho más tiempo.

Ningún cambio pequeño

Lo que este estudio revela es que cuando queremos desarrollar un hábito relativamente simple como comer un pedazo de fruta cada día o tomar un paseo de 10 minutos, nos puede llevar más de dos meses de repeticiones diarias antes de que el comportamiento se vuelve un hábito. Y, mientras que esta investigación sugiere que la omisión de un solo día no es perjudicial en el largo plazo, son esas repeticiones tempranas las que nos dan el mayor aumento en automaticidad.

Por desgracia, parece que no hay tal cosa como un pequeño cambio: los tan repetidos de 21 días para formar un hábito es una subestimación considerable a menos que su único objetivo en la vida es beber vasos de agua.

Fuente: spring.org.uk
Traducción: SoberaMente

Los comentarios están cerrados.