Distorsión cognitiva y fanatismo

fanatismo5

Llamamos “distorsiones cognitivas” a aquellos errores que cometemos al pensar. Tener pensamiento distorsionado es común, lo hacemos casi todo el tiempo y muchas veces no estamos enterados.
El pensamiento con distorsiones es casi siempre la causa de malentendidos, el origen de conflictos, la base de muchos trastornos mentales e inclusive la causa de casi todos los problemas sociales que tenemos y hemos tenido a lo largo de nuestra historia.


Tendemos a atribuirle la etiqueta de verdad absoluta a nuestro pensamiento. No solemos cuestionarnos su veracidad ni darnos cuenta que un pensamiento es solo eso, un pensamiento. Tampoco recordamos que es solo nuestro punto de vista y que todos podemos tenemos puntos de vista diferentes.

 
Una de las distorsiones cognitivas frecuentes es la llamada maximización. Es la tendencia a agrandar y exagerar las cualidades de alguien o de algo, perdiendo objetividad, perdiendo realismo, yendo a un extremo en pensamientos, emociones y acciones.
Un ejemplo de maximización es el fanatismo. El fanatismo es ” una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exagerada, desmedida y tenaz en defensa de una idea, teoría, cultura, estilo de vida, etc. Hoy en día se usa mayormente para designar a las personas profusas en su proselitismo hacia una causa religiosa o política, hacia un deporte, pasatiempo o hobby, o hacia una persona a quien idolatra. Psicológicamente, la persona fanática manifiesta una apasionada e incondicional adhesión a una causa, un entusiasmo desmedido y/o monomanía persistente hacia determinados temas, de modo obstinado, algunas veces indiscriminado y violento.” (wikipedia)

 
El fanatismo es una exageración de extrema pasión en defensa de la idea o creencia que considera verdad absoluta. Se manifiesta casi siempre en forma obsesiva (la persona no puede dejar de pensar en ello) y en forma compulsiva (actuando todo el tiempo).

 

La distorsión del fanático es que no puede ver aspectos negativos, lo que él cree es la verdad y es lo mejor, tiene una creencia o idea idealizada que no permite dudas, críticas ni oposiciones, intentando imponerlo a otros hablando y mostrando que lo que piensa y cree es la verdad.

 
La gravedad del fanatismo es porque trae, mínimamente, dos problemas:

1) individual: reduce recursos internos, fomenta la estrechez mental, se pierde la capacidad de pensamiento independiente, se pierde libertad, la persona se vuelve esclava de la creencia, pierde la riqueza que aporta la amplitud de emociones y produce aislamiento ; y

2) a nivel social: estas personas son usadas por lideres que los manipulan, el fanatismo produce malestar y conflictos sociales por falta de adaptación, crecimiento y cambio, la sociedad se empobrece desde todas sus áreas, se vuelve regresiva, se autodestruye. Cuando son muchos los individuos que se fanatizan (dominados por quienes inoculan las estrategias psicológicas), se altera la paz social.

 
A un nivel más profundo podríamos pensar por qué el fanático se fanatiza. Existe una necesidad de vivir bajo la supuesta “protección” o poder de algún “padre/madre” iluminados y/o poderosos? Qué hace que se idealicen y enaltezcan rasgos del que admiramos, regalando nuestra individualidad al líder? Es que hay algun sentimiento de miedo o inferioridad que el líder compensa? Es un tema interesante para desarrollar, pero volvamos a las distorsiones.

 
Tal es la importancia del reconocimiento de las distorsiones cognitivas. La maximización va unida a otra distorsión que se denomina “visión de túnel” o “filtraje”: solo se ven unos aspectos de la realidad, obviándose otros.

 
Las distorsiones cognitivas son utilizadas muchas veces como mecanismos adaptativos de supervivencia. Pero hay diferentes intensidades con las que se las utiliza, y algunas producen mucho malestar. Una cosa es ser “fan” (simpatizante) y otra es ser fánatico.

 
Tengamos nuestra mente abierta al reconocimiento de nuestros pensamientos extremos distorsionados, abierta a la comprensión de otras formas de pensar propias y de otros, abiertos a la duda y a la posibilidad de nuestros conocimientos para no hacerlos dogmáticos.

 
“El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona” decía Aristóteles. Reflexionemos.

 

 

Frases de fanatismo: 
“El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de dios.” Voltaire

“La fe es de oro, el entusiasmo de plata, el fanatismo de plomo.” Hugo Ojetti

“Fanatismo, el falso incendio de las mentes sobrecalentadas.” William Cowper
“El fanatismo es la mezcla altamente explosiva de extremismo e imaginación.” Herbert Von Karajan
“La superstición es nuestro gran enemigo, pero el fanatismo es peor.” Swami Vivekananda
“Los fanatismos que más debemos temer son aquellos que pueden confundirse con la tolerancia.” Fernando Arrabal

Esta entrada fue publicada en PSICOLOGÍA GRAL/NEUROPSICOLOGÍA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Distorsión cognitiva y fanatismo

  1. Héctor Cabot dijo:

    Voltaire sobre el fanatismo: “Es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera.