El cerebro humano es ingenuo

El cerebro humano es el sistema más complejo del universo conocido y quizás por ello el que más se equivoca. Es muy difícil de controlar (puede resistir décadas un ‘lavaje de cerebro’) y, paradójicamente, es lo más fácil de engañar (a veces con una simple sonrisa).

Ciertas investigaciones revelaron que si hacemos una mueca imitando una sonrisa, el cerebro interpretará este movimiento muscular como que “todo está bien”, y comenzará a segregar endorfinas, que son las hormonas del bienestar. Moraleja: si está deprimido, sonría aunque no tenga ningún motivo para hacerlo, y tal vez se sentirá mejor. Otra investigación reveló que si en una primera entrevista laboral el postulante menciona primero lo mejor de sí tiene más probabilidad de ser elegido que otro que comenzó con sus defectos. Y es que el cerebro se deja guiar por la primera impresión que tiene de una persona, de manera que si la primera impresión es buena, ello lo hará pensar que todo el resto también lo es o, al menos, tendrá mucho más peso que otras impresiones ulteriores, y ello afecta la objetividad con que son evaluadas las otras personas. También existe cierta tendencia, según lo demostró Asch, a que ciertas impresiones ‘colorean’ otras, y pensamos que si un hombre es alegre también será honesto, y que si es lindo también será inteligente, salvo que se trate de una mujer bella, que será, según cierta creencia popular, invariablemente tonta.

Pablo Cazau. Diciembre 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *