El modelo biológico de la resiliencia

La palabra ‘resiliencia’, de creciente difusión en los ámbitos populares y académicos, se refiere a una capacidad para enfrentar situaciones críticas y salir fortalecidos.

Entendida como un proceso básicamente psicológico, encuentra su correlato en otros procesos similares pero de índole puramente biológica, y relacionados con la capacidad del sistema inmunitario para generar anticuerpos.

Cuando un organismo es expuesto a un antígeno, o sea, a un elemento potencialmente peligroso como puede serlo una bacteria patógena, su sistema inmunitario es capaz de producir anticuerpos que la neutralicen, sea destruyéndola, sea evitando su reproducción. De esta manera, si el organismo alguna vez vuelve a tomar contacto con la misma bacteria, la reacción será más rápida y eficaz porque ya dispone de anticuerpos listos para actuar. En otras palabras, el organismo habrá quedado fortalecido.

De hecho, se ha llegado a creer que un organismo expuesto a diversos antígenos a lo largo del tiempo está más fortalecido que otro organismo que vivió siempre en una burbuja de cristal, o sea, habrá desarrollado mejor su capacidad resiliente. Se trata aquí de una resiliencia biológica, no psicológica, si se nos permite la expresión.

Y así como a nivel psicológico se ha distinguido una resiliencia reactiva y otra proactiva, podemos extrapolar la misma diferencia a la resiliencia biológica.

Por ejemplo, en la resiliencia reactiva el organismo estaría expuesto naturalmente a diversos antígenos a lo largo de la vida, y como consecuencia se volvería cada vez más fuerte. En cambio en la resiliencia proactiva el organismo se va preparando deliberadamente para enfrentar peligros futuros, y tal es lo que sucede por ejemplo cuando nos vacunamos contra la tuberculosis, el sarampión o alguna otra enfermedad infecciosa. La vacuna no es más que una cierta cantidad de bacterias ingresadas al organismo, que no es lo suficientemente grande como para producir la enfermedad, pero es el mínimo necesario para que el organismo reaccione y pueda producir los anticuerpos que lo protegerán de eventualidades futuras.

Pablo Cazau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *