Empatía

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista»   Mahatma Gandhi

Qué es la empatía?

La empatía es “la habilidad para estar consciente de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás”.

Es la capacidad de poder hacer una “lectura emocional” de las personas. Lo que en lenguaje coloquial decimos “ponerse en los zapatos del otro”.

En la década de los  ´90 se ha difundido el concepto de “inteligencia emocional” a partir de Daniel Goleman. Una de las variables características de la inteligencia emocional es justamente la empatía, porque es fundamental para las relaciones sociales exitosas.

Una persona con empatía es quien tiene habilidad de ver la situación tal como está teniendo lugar, captando las señales de las personas que intervienen y de la situación misma, estando atenta a la retroalimentación, desplegando toda la capacidad de escucha, encontrando cuándo es conveniente hablar y cuando no, e interpretando las señales no verbales.

Las personas que no han desarrollado esta habilidad tendrán dificultades para intepretar las emociones de los demás, no escucharán o interrumpirán a los otros, y pueden no ser eficientes a la hora de leer las señales no verbales. Presentan una “torpeza social” y esto a menudo socava las relaciones interpersonales.

La empatía se puede aprender, y muchas veces es necesario hacerlo dado que su ausencia puede perjudicar la intimidad emocional de quienes tratan, dado que éstos, al no sentirse validados o comprendidos, pueden sentirse molestos, heridos o ignorados.

Proceder de una manera empática no significa estar de acuerdo con el otro ni dejar de lado nuestras propias ideas o creencias. Por el contrario, podemos estar en desacuerdo con alguien y sin embargo seguir siendo empáticos, respetando las posiciones ajenas, las emociones y las motivaciones de los otros.

En el extremo de esta falta de habilidad encontramos a la ALEXITIMIA (las personas que no son capaces de reconocer sus propias emociones ni las de los demás), y las personalidades con componentes psicopáticos de la personalidad, personalidades antisociales o psicópatas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *