Inteligencia Emocional- Test

 

La Inteligencia Emocional es un concepto  que nació de la mano de dos psicólogos de la Universidad de Yale : Peter SaloveyJohn Mayer (1990). Luego fue difundido a nivel mundial por el psicólogo Daniel Goleman con el libro que lleva ese nombre (1995).


El concepto tradicional de Inteligencia ha sido cuantificado con un coeficiente que indica las habilidades racionales y lógicas de un individuo. Pero el concepto de Inteligencia Emocional amplía la tradicional noción de inteligencia y se refiere a las habilidades emocionales.

Cuando hablamos de Inteligencia Emocional estamos hablando de capacidades que se manifiestan cuando operamos con las emociones, propias y ajenas. Estas capacidades son las siguientes:

–       La capacidad de percibir/identificar las emociones de forma precisa. El tener conciencia de las propias emociones e identificarlas supone tener inteligencia emocional, de lo contrario quien no puede percibir e identificar las propias emociones queda a merced de las mismas.

–       La capacidad de controlar/manejar las propias emociones y saber manejarse con las de los demás. Esto significa poder controlar los impulsos para adecuarlos a un objetivo. Esta habilidad puede ejercitarse.

–       La  capacidad de automotivación/ el optimismo: Dado que las emociones nos ponen en movimiento, tenemos que desarrollar la capacidad de entusiasmarnos con nuestras tareas, llevarlas a cabo de la mejor manera y controlando/dominando aquellos impulsos que nos harán bajar el rendimiento o nos desviarían de la meta.

Este concepto lo usamos habitualmente junto con otros conceptos psicológicos como el de control e inhibición de pensamientos negativos, control de impulsos, nivel de expectativas, autoestima, estilo atributivo de los éxitos y los fracasos, autoeficacia, autoaceptación, etc. Si bien esta capacidad puede estar fuertemente influenciada por la educación familiar y formal, se deberá tender a favorecer la autonomía, a evitar el proteccionismo y las críticas destructivas, y enseñando a través del aprendizaje de las “buenas” emociones, la superación personal y la participación.

–       La capacidad de comprender las emociones propias y las ajenas. La capacidad de reconocer las emociones de los demás se denomina EMPATÍA, en la cual interviene la capacidad de poder interpretar el lenguaje corporal/ gestual. Esto nos permite desarrollar mejores habilidades de relación y sociales.

 

Si bien la Inteligencia Emocional no se mide con un cociente tal como se hace con la Inteligencia, podemos conocer mediante un TEST cómo estamos utilizando esta inteligencia a través de una serie de preguntas que indicarán cómo nos  relacionamos con  nosotros mismos y con los demás.

Los aspectos de la personalidad que se evalúan son:

–       Conciencia de sí mismo

–       Expresión emocional

–       Grado de autonomía

–       Confianza en sí mismo

–       Actitud frente a los demás

–       Capacidad para escuchar

–       Aptitud para desenvolverse en grupo.


Presionando en este enlace accederá al Test de Inteligencia Emocional de Helios que consta de 32 preguntas. Cuando las finalice presione “Calcular”.

Los comentarios están cerrados.