La ira explosiva y la ira implosiva

La ira o la cólera es una emoción que nos invade cuando vemos que la realidad no es como quisiéramos que fuese y no podemos hacer nada para cambiar la situación.

Hay una ira explosiva y una ira implosiva. En la primera manifestamos abiertamente nuestro enojo, mientras que en la segunda nos mantenemos mucho tiempo calmados… hasta que explotamos. Esta explosión de ira puede incluso terminar como un homicidio u otro comportamiento grave y desusado, razón por la cual resulta más peligrosa que la ira explosiva.

Si esto es cierto, cabría pensar que una terapia para la ira pasaría por transformar la ira implosiva en ira explosiva, de manera que el paciente pudiese ir descargando su enojo y su bronca de una manera más distribuida, más controlada y menos letal. Tal lo que sucede en la comedia “Locos de ira” (2003), donde un paciente que fue durante años muy tranquilo pudo finalmente liberar su ira de una manera más explosiva a partir de las provocaciones de su singular terapeuta.

Pablo Cazau

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *