Las múltiples inteligencias

En el año 1993, el Dr. Howard Gardner propuso su teoría de las Inteligencias Múltiples. Él decía que la inteligencia no era algo innato y fijo, sino que estaba localizada en diferentes áreas cerebrales. Cuando se intentaba medir la inteligencia hasta entonces mediante los llamados «tests de inteligencia» con los que se obtenía un CI (coeficiente intelectual) se estaba evaluando solamente la inteligencia lógico-matemática. Gardner dirá que esta es solo 1 de las 7 inteligencias posibles. (Luego agregó una octava inteligencia).

Las 8 inteligencias (o habilidades, o destrezas) que propuso Gardner son: la lingüística-verbal, la lógico-matemática, la físico-cinestésica, la espacial, la musical, la interpersonal, la intrapersonal y la naturalista  Se ha hablado también de algunas más, como la espiritualista, la existencial, la digital, entre otras.

Descripción de las 8 inteligencias

  1.  Inteligencia lingüística-verbal: es la capacidad para usar palabras de manera efectiva, sea en forma oral o de manera escrita.Incluye la habilidad para manipular la sintaxis o significados del lenguaje o sus usos prácticos. Esta inteligencia está en los niños que les gusta contar cuentos,  escribir historias, leer, jugar con rimas, trabalenguas y en los que aprenden con facilidad otros idiomas. Actividades predominantes: escritores, oradores, periodistas, locutores, guionistas, etc. 2.
  2. Inteligencia lógico matemática: es la capacidad para usar los números de manera efectiva y razonar adecuadamente, establecer relaciones y patrones lógicos, así como otras funciones y abstracciones. Los niños tienen facilidad para los planteamientos y problemas, los cálculos numéricos, las estadísticas y presupuestos. Actividades predominantes: científicos, matemáticos, contadores, etc.
  3. Inteligencia físico-cinestésica: Esta inteligencia es la habilidad para usar el propio cuerpo para expresar ideas y sentimientos, utilizando la coordinación, el equilibrio, la destreza, la fuerza,  la flexibilidad y la velocidad, incluyendo capacidades auto perceptivas, las táctiles y la percepción de medidas y volúmenes). Se la ve en los niños que se destacan en las actividades deportivas, en la expresión corporal o la danza, y en el trabajo de construcciones con materiales concretos. También se la ve en aquellos que tienen habilidad para la ejecución de instrumentos. Actividades predominantes: actor, mimo, atleta, bailarín, artesano, escultor, mecánico, cirujano.
  4. Inteligencia espacial:  es la habilidad para percibir de manera exacta el mundo visual- espacial y de ejecutar transformaciones sobre esas percepciones. Se  incluye la sensibilidad al color, la línea, la forma, el espacio y las relaciones que existen entre estos elementos. También tienen capacidad de visualizar, de representar de manera gráfica ideas visuales o espaciales. Se la ve en los niños que estudian mejor con gráficos, esquemas, cuadros, les gusta hacer mapas conceptuales y mentales, mapas y croquis. Actividades predominantes: pintores, arquitectos, decoradores, etc.
  5. Inteligencia musical: Esta inteligencia es la capacidad de percibir, discriminar, transformar  y expresar  las formas musicales. Incluye la sensibilidad al ritmo, el tono, la melodía, el timbre o el color tonal de una pieza musical. Se la ve en los niños que se sienten atraídos por los sonidos de la naturaleza y todo tipo de melodías, y que siguen el compás con el pie, golpeando o sacudiendo algún objeto rítmicamente. Actividades predominantes: aficionados a la música, compositores, cantantes, ejecutar algún instrumento, críticos musicales, cantantes.
  6. Inteligencia interpersonal: es la capacidad de percibir y establecer distinciones en los estados de ánimo, las intenciones, las motivaciones, y los sentimientos de otras personas. Tienen una mayor empatía. Incluye una mayor  sensibilidad a las expresiones faciales, la voz y los gestos  y la habilidad para responder de manera efectiva a estas señales en la práctica, por ejemplo en la capacidad de influenciar a un grupo. Se la ve en los niños que disfrutan trabajando en grupo, que son convincentes en sus negociaciones con pares y mayores, que entienden al compañero. Actividades predominantes: consejeros, líderes políticos, etc.
  7. Inteligencia intrapersonal: es capacidad para el conocimiento de sí mismo. Es la habilidad de auto-introspección, y de actuar consecuentemente sobre la base de este conocimiento. También de tener una auto-imagen acertada, y capacidad de autodisciplina, comprensión y amor propio. Se la ve en los niños reflexivos, con razonamientos acertados y que son consultados como consejeros de sus pares. Actividades predominantes: terapeutas, psicólogos, líder religioso, etc.
  8. Inteligencia naturalista: es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. Incluye a las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno. Se la ve en los niños que aman a las plantas y a los animales, que sienten curiosidad en investigan sobre la naturaleza y el cosmos.

 

 

Los programas de enseñanzas tradicionales se concentraban en el predominio de las inteligencias lingüística y lógico-matemática, dejando en segundo plano las otras posibilidades de conocimiento.

De esta manera, quienes se destacaban  por alguna de las otras habilidades, a menudo no tenían el reconocimiento adecuado, afectando la estima del niño e induciendo a que esos talentos sean suprimidos o poco desarrollados.

En la actualidad se habla de la educación enfocada a un desarrollo integral del niño que incluya todos sus aspectos del desarrollo (físico, sexual, cognitivo, social, moral, lenguaje, emocional, etc.), y en esto se basa la teoría del Desarrollo de las Inteligencias Múltiples.

Gardner habló de dos tipos de experiencias extremas acerca de las Inteligencias Múltiples:

  1. Experiencias Cristalizantes: son hitos en la historia personal en los que se desarrolla el talento de la persona. Es algún hecho que generalmente se produce en la primera infancia y que “encienden” o favorecen el desarrollo de una determinada inteligencia. (Por ejemplo un niño que es felicitado por sus padres, maestros y amigos por su desempeño en un deporte, hace que el niño siga adelante desarrollando esa habilidad).
  2. Experiencias Paralizantes: las contrarias a las anteriores. Son aquellas que bloquean el desarrollo de una de las inteligencias y que contienen emociones negativas como el miedo, la vergüenza, el odio o la culpa y que impiden que el desarrollo tenga un curso normal. (Por ejemplo que un maestro le diga al niño que toca mal un instrumento, y ese niño no volverá a acercarse a ese instrumento porque “lo hace mal”)

Cuáles son los estudios e investigaciones de Gardner como para concluir que se trata de inteligencias y no de simples talentos o aptitudes?

 Gardner estudió individuos que habían tenido accidentes o enfermedades que habían afectado áreas específicas del cerebro, encontrando que algunas lesiones cerebrales parecían haber perjudicado a una de las inteligencias mientras otras quedaban intactas. Por lo que él diferenció que habría 7 áreas o sistemas cerebrales relativamente autónomos.

También habló de la existencia de “idiotas sabios”: «Los idiotas sabios son individuos que muestra habilidades superiores en una parte de una de las inteligencias, mientras sus otras inteligencias funcionan en niveles bajos. Hay idiotas sabios que tienen memorias musicales, hay idiotas sabios que dibujan de una manera excepcional, hay idiotas sabios que son capaces de leer textos muy complejos pero no comprenden lo que están leyendo» (1)

Existiría una trayectoria evolutiva para cada inteligencia. Suele surgir en la primera infancia, llegar a un pico y luego tener una declinación en la vejez. Pero también pueden tener su pico en la madurez (un novelista exitoso a los 40 ó 50 años, o dedicarse a la pintura después de los 70 años).

La historia evolutiva de las inteligencias tendría una raíz común con la evolución de otras especies: por ejemplo la inteligencia espacial puede verse como inicio en las pinturas rupestres; o la inteligencia musical en los instrumentos musicales primitivos, especialmente los de percusión, y las melodías en los cantos de las aves.

Cada persona posee las siete inteligencias, pero el desarrollo de cada uno llegará hasta un nivel de competencia razonable, desarrollándose más algunas que otras. Para una actividad, se estaría utilizando la inteligencia predominante, pero también se utilizarían las otras, que hacen sus aportes.

Que las inteligencias se desarrollen o no dependen de 3 factores:

  1. La biología: incluyendo los factores genéticos o hereditarios y los daños o heridas que el cerebro haya podido recibir antes, durante o después del nacimiento.
  2. Historia de vida personal: las experiencias con los padres, maestros, pares, amigos  y otras personas que ayudan favorecer o paralizar alguna de las inteligencias.
  3. La cultura: la época y el lugar donde uno nació y se crió, y la naturaleza y estado de los desarrollos culturales o históricos en diferentes dominios.

 

(1)   Thomas Armstrong «Las inteligencias múltiples en el aula». Ediciones Manantial SRL, 1999

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *