Nuestros espacios vacíos

Tan acostumbrados estamos a llenarnos de ropa, de adornos, de dulces, de alcohol, de fotos, de dinero o de perfumes, que nos hemos olvidado del espacio vacío.

Y claro, pareciera que un espacio vacío, al igual de la suciedad, no sirve para nada salvo para generar angustia, con lo cual ¡siempre hay que llenarlo para eliminar tan horrible sentimiento! Pero, ¿es realmente así?

Nos mudamos y en nuestra nueva casa, luego de acomodar todo lo que traemos, quedan estantes vacíos, rincones vacíos y hasta habitaciones vacías. Algunos enseguida buscarán llenarlos, y no faltará quien llene hasta los baldes con agua (por las dudas que falte el vital líquido).

Los espacios vacíos son la pesadilla de los acumuladores compulsivos, pero valen tanto como los espacios llenos. Por ejemplo, si disponemos de una superficie vacía nos servirá para colocar las cosas con las que venimos cargados de afuera, y nos sacarán de un apuro.

¿Hay alguna relación entre los espacios materiales y los espacios mentales? Quizás sí. Si hemos decidido dejar un espacio material vacío es porque antes hemos dejado un espacio mental sin nada, o bien, como dice acertadamente la Lic. Margarita Rodríguez Suárez, si estamos rodeados de armarios y estantes llenos, es porque también están llenos nuestros espacios mentales, o, si se quiere, llenar los estantes es una forma de llenar nuestros vacíos mentales.

Pero, ¿qué pasa con los espacios vacíos en nuestra mente? Al igual que los espacios vacíos materiales, son también muy importantes.

Los espacios vacíos materiales no son simplemente lugares sin objetos: son espacios simbólicos que representan infinidad de cosas. Hay quienes dejan vacía la habitación de la hija que falleció, la silla del comedor del padre muerto, la cama de la esposa que pasó a mejor vida. Los espacios mentales vacíos sirven también para interrumpir el flujo constante de nuestros pensamientos, pero no es fácil crearlos porque si no pensamos en algo podemos angustiarnos, de la misma manera que se angustia el escritor frente a una hoja en blanco.

¿Para algo más sirven los espacios mentales vacíos? Tal vez sí, si con ellos buscamos representar el futuro. ¿Por qué no dejamos un espacio vacío en nuestra alma? ¿Acaso pensamos que nunca más podremos amar a alguien? ¿Qué nunca más tendremos algún proyecto en mente? Si nuestra alma ya está llena, habrás perdido todas tus oportunidades en la vida, y todas tus puertas se habrán cerrado para siempre.

Pablo Cazau

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *