Psicopatías: la mujer psicópata

mascaras

 

La psicopatía es un tipo especial de personalidad que busca satisfacer sus necesidades especiales con sus propios códigos. No es una enfermedad mental. Son imputables para la ley porque son conscientes de sus actos. Las estadísticas dicen que alrededor del 1% al 3% de la población mundial es psicópata.


Por lo general la psicopatía se halla asociada en el lenguaje popular a los delincuentes o asesinos, a algunas personas que ocupan cargos de alto poder, y se tiene poco en cuenta al “psicópata cotidiano” o “psicópata integrado” como suele llamársele a esa persona que tiene todos los rasgos psicopáticos pero con una apariencia “normal”, adaptándose a diferentes ambientes, mimetizándose en todos ellos y que no es reconocido fácilmente. Por lo general comienza a ser descubierto cuando ya ha cometido varios daños a las personas de su entorno y a sus parejas, daños tanto afectivos como materiales o cuando las mujeres finalmente logran llegar a denunciarlos por alguna forma de violencia.
No todo psicópata es asesino en el sentido de cometer un homicidio. Un autor habla de que cometen “asesinato psíquico” a las víctimas con las que se relacionan, dejándolos en un estado de devastación psíquica de características similares al que se manifiesta en el trastorno por estrés pos-traumatico.
Esta dificultad para reconocerlos se incrementa en grado superlativo cuando se trata de una mujer psicópata. En nuestro país, el porcentaje de mujeres con este trastorno es de 1 cada 4 varones en nuestro país.
Resulta dificultoso el reconocimiento de la mujer psicópata dado que sumada a la cantidad de estrategias “camaleónicas” que suelen utilizar para esconderse y/o disimular, la mujer puede utilizar además otros recursos típicos de su género. Tiene a su favor además que existe poca probabilidad que su pareja hombre la denuncie, ni siquiera cuando esté siendo víctima de violencia física.

 

 

El hombre víctima
El hombre víctima de una mujer psicópata tiene que enfrentarse con su propio conflicto respecto a la duda si denunciar o no a una mujer, un hecho que no es habitual en nuestras sociedad que aún mantiene fuertes creencias relacionadas a la fortaleza y resistencia física y psíquica del hombre por encima de la mujer. Las víctimas hombres ocultan las agresiones que puedan estar padeciendo, cuando denuncian no se les cree o reciben burlas y finalmente se apartan como pueden de la mujer psicópata, con vergüenza y en silencio, no teniendo la misma contención psicológica, médica y legal que tiene la mujer en las mismas condiciones.
El hombre víctima de la mujer psicópata está en clara desventaja respecto a la defensa de sus derechos, no sabe qué puede esperar ni qué puede pedir dado el poco conocimiento y la escasa difusión que se le da a estas disfunciones. Eso se intensifica cuando hay hijos de por medio.
La mujer psicópata que además es madre, pasa aún más desapercibida. Puede ser vista como “extraña”, “rara” o “loca”, pero hay pocas probabilidades que la justicia observe si se trata de una psicópata y si la vida que está llevando podría estar siendo perjudicial para la integridad física o psíquica de los hijos. En estos últimos años se ha hecho incapié sobre la condena a la violencia de género y la aplicación de sus leyes, por lo que la mujer psicópata ha utilizado en muchos casos esta “movida” para permanecer “escondida” y protegida tras la ley (en nuestro país – Argentina- es la Ley de protección integral de la Mujer -Ley 26.485/2009 ).
La mujer psicópata utiliza su encanto, seducción y sus capacidades para mentir en pos de lograr sus objetivos, todos rasgos característicos de la psicopatía que la mujer utiliza como recursos (Por ejemplo se da a conocer como manifestante en contra de la violencia de género, hipersensible a las situaciones de maltrato, ferviente defensora de la lactancia materna en muchos casos, etc). Pero todas las estrategias son con fines manipulatorios.

 

Lee el artículo Características de la mujer psicópata: cómo reconocerla

 

 

Autores consultados: Hare, Robert; Hirigoyen, Marie France; Marietán, Hugo; Piñuel, Iñaqui.

 

 

Esta entrada fue publicada en PSICOLOGÍA GRAL/NEUROPSICOLOGÍA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.