Sin escapar al dolor, pero sin perder la esperanza.

Pandemia y resiliencia- Reflexiones
Por Margarita Rodríguez Suárez

Cuando publiqué “Flores de plástico en un frasco de mayonesa – El re encuentro- Sobre resiliencia” en 2016, no imaginé que el concepto de resiliencia pudiera tener tanta difusión como la tiene hoy en día. Y cuando en el 2018 publicamos junto a Pablo Cazau “Fortalecidos, De vínculos resilientes” tampoco pensamos que tuviéramos que necesitar tanto de esta capacidad para atravesar adversidades. Estábamos en “la previa” a la pandemia que aparecería en el 2020 que nos trajo a nuestras vidas una situación jamás pensada. Luego de todo lo que hemos vivido en este corto lapso, nos reconforta haber podido llegar con nuestros aportes a algunas personas, muchas de ellas conociendo por primera vez el significado de “resiliencia”, otras reconociéndose resilientes y otras motivadas a mejorar su calidad de vida y para desarrollar más fortaleza para tiempos difíciles.

La pandemia ha aumentado la adversidad en el mundo, han aparecido circunstancias que jamás hubiéramos imaginado: enfermedades, muertes, pérdida de seres queridos, aislamiento, crisis económicas, pobreza, cambios de hábitos, desempleo, etc. Y en cuanto a las emociones, hubo (y hay) miedos, incertidumbre, tristezas, enojo, vergüenzas, dolor, sufrimiento, soledad y depresión, estrés y ansiedad, entre otras.

No podemos negar que todas estas situaciones externas nos han afectado, a algunos de una manera y a otros de otra. Pero, y recordando siempre a Epícteto, lo que nos perturba no son los hechos sino la interpretación que hacemos de ellos.

Sigue leyendo

Descubrir las emociones

No hace mucho estábamos bailando con la murga en un corso callejero, cuando una de las bailarinas se acercó muy preocupada a una compañera más experimentada diciéndole: “¿Qué tengo? Se me escapan lágrimas y la piel se me está erizando:¿no estaré enferma?”. Y su compañera le contestó “No. Simplemente estás emocionada”. En este caso, la experiencia le fue útil porque la bailarina descubrió que tenía emociones. Si bien falta más información para diagnosticar un cuadro de alexitimia, al menos podemos apreciar en este caso uno de sus síntomas: la dificultad para diferenciar las sensaciones corporales de las emociones.

Todas las personas tienen sentimientos y emociones, sólo que algunas tienen dificultades para reconocerlas y/o aceptarlas. Hay quienes no están seguros sobre si están o no enamorados: no pueden reconocer el amor. Hay quienes dicen no experimentar sentimientos de envidia o de odio: no pueden aceptar que tienen tales sentimientos “execrables”. Y frecuentemente logran reconocerlos o aceptarlos cuando, como en el caso de la bailarina, alguien de afuera se los dice.

Pablo Cazau

La ira explosiva y la ira implosiva

La ira o la cólera es una emoción que nos invade cuando vemos que la realidad no es como quisiéramos que fuese y no podemos hacer nada para cambiar la situación.

Hay una ira explosiva y una ira implosiva. En la primera manifestamos abiertamente nuestro enojo, mientras que en la segunda nos mantenemos mucho tiempo calmados… hasta que explotamos. Esta explosión de ira puede incluso terminar como un homicidio u otro comportamiento grave y desusado, razón por la cual resulta más peligrosa que la ira explosiva.

Si esto es cierto, cabría pensar que una terapia para la ira pasaría por transformar la ira implosiva en ira explosiva, de manera que el paciente pudiese ir descargando su enojo y su bronca de una manera más distribuida, más controlada y menos letal. Tal lo que sucede en la comedia “Locos de ira” (2003), donde un paciente que fue durante años muy tranquilo pudo finalmente liberar su ira de una manera más explosiva a partir de las provocaciones de su singular terapeuta.

Pablo Cazau