Budismo, estoicismo y psicología cognitiva

Por Pablo Cazau

Desde siempre el ser humano ha procurado reunir ciertos conocimientos para domesticar la mente liberándola de cosas como el sufrimiento o los pensamientos y las emociones negativas.

Tales conocimientos tuvieron que adaptarse al formato cosmovisional de cada cultura. Así, por ejemplo, como en la India del siglo V AC dominaba el formato religioso, tales saberes quedaron encorsetados en el budismo. Asimismo, como en la Grecia del siglo III AC el modelo de conocimiento era la filosofía, quedaron encorsetados en el estoicismo. Y finalmente, como en el siglo XX dominaba el modelo científico, el saber quedó plasmado en la teoría cognitiva y, más específicamente, en la psicoterapia cognitivo-conductual. En cada caso, el saber sobre el funcionamiento mental debía estar organizado, respectivamente, como una religión, como una filosofía o como una ciencia. Desde ya, en el fondo no preconizaban ideas diferentes ni reglas distintas para el control mental, porque lo que cambió solo fue la forma de presentarlas. Monjes, filósofos y psicólogos se han ocupado desde entonces, cada cual a su manera, de abordar y resolver el gran problema del sufrimiento mental mediante la formulación de reglas prácticas que algunos llamaron virtudes y otros técnicas cognitivas.

Otro ejemplo de adaptación al formato cosmovisional tuvieron como protagonistas a los conocimientos sobre la realidad del mundo, no de la mente. En la Grecia antigua dominaba la religión, con lo cual el mundo se explicaba a partir de las voluntades de los dioses. Siglos más tarde, hacia el V AC, todo lo que mucho más tarde fue saber científico debía quedar encorsetado en el formato de la filosofía, a punto tal que las ciencias eran consideradas “filosofías segundas” y, aún después del Renacimiento, a los científicos se los seguía designando como filósofos naturales. Recién en el siglo XIX terminó popularizándose e imponiéndose la primera expresión. En estos casos, como dijimos, ya no se trataba de resolver el problema de la mente, que es interior, sino el otro gran problema del hombre que era la realidad exterior.


Budismo, estoicismo y psicología cognitiva

La psicología cognitiva

Por Pablo Cazau 

Objeto de estudio y métodos de la psicología cognitiva.- La psicología cognitiva es un enfoque teórico dentro de la psicología, y la psicología es el estudio de la mente, entendida como el conjunto de nuestros pensamientos y afectos, y su interacción con el cuerpo y el ambiente También puede concebírsela como el estudio de la conducta en sentido amplio, es decir, todo aquello que:

* Pensamos (por ejemplo fantasear o hacer un razonamiento matemático).

* Sentimos (por ejemplo experimentar admiración, envidia, amor, odio).

* Hacemos (con el cuerpo y en tanto tenga vinculación con lo que pensamos y sentimos, como por ejemplo sonreír o escribir).

Sigue leyendo

La psicología cognitiva

¿Óptimo o pésimo?

 

Algunos consideran al OPTIMISMO como una característica de personalidad. Pero otros especialistas consideran que es una cualidad anímica beneficiosa para alcanzar metas y preservar la salud.

“El optimista ve la oportunidad en toda calamidad, mientras que el pesimista ve la calamidad en toda oportunidad.” (W. Churchill)

OPTIMISMO se refiere a la propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable (Diccionario de la R.A.E.) como también hace mención a la doctrina filosófica que le atribuye al universo la mayor perfección posible.

OPTIMISMO viene del latín “optimum” que significa “lo mejor”. Lo opuesto es el PESIMISMO, del latín “pessimum”, que significa “lo peor”.

Sigue leyendo

¿Óptimo o pésimo?