¿La psicopatía es una cuestión genetica o ambiental?

¿El psicópata nace o se hace?

Algunas investigaciones en neurociencias han constatado que existen diferencias observables entre el cerebro de un psicópata y de un no psicópata, como por ejemplo a nivel del lóbulo frontal y de la amígdala.

Como tales diferencias fueron estudiadas en cerebros de personas adultas, persiste la duda acerca de si ellas se deben a factores genéticos o al ambiente, habida cuenta de que la educación recibida o las experiencias infantiles, ambos factores ambientales, pueden modificar la anatomía y la fisiología cerebral (neuroplasticidad).

Cabria entonces investigar còmo era el cerebro de estas personas cuando eran bebes, y si las diferencias anatómicas existen ya desde tan temprana edad, entonces el factor genético adquiere mucha importancia en la psicopatía, ya que la educación o las experiencias infantiles no hubiesen tenido tiempo de generar esas diferencias.

Este problema podría encararse fructíferamente desde la teoría de las series complementarias, y entonces podríamos enunciar las siguientes hipótesis:

1) Si incide el factor genético (hay diferencias significativas en los cerebros infantiles) pero no incide el factor ambiental (buena educación, buenas experiencias), o bien si no incide el factor genético (no hay diferencias en los cerebros infantiles) pero incide el factor ambiental (educación inadecuada, malas experiencias infantiles), entonces el adulto tendrá algunos rasgos psicopáticos pero no alcanzaran para calificarlo como psicópata y será considerado una buena persona.

2) Sòlo si inciden negativamente y conjuntamente los factores genéticos y ambientales (anatomía cerebral y ambiente disfuncionales), se instalarà una personalidad psicopática. En otras palabras: el psicópata en parte nace y en parte se hace.

Pablo Cazau