La grieta interna

Pocas veces nos detenemos a preguntar si estamos llevando una vida automática. El mismo ritmo de vida y nuestros hábitos y rutinas hacen que nuestros días sean todos bastante parecidos.

Solemos transitar nuestros días en un circuito automático en el que no estamos presentes totalmente en lo que hacemos, porque si nos observamos un instante vamos a encontrar que nuestra mente siempre está en algún otro lugar diferente al que está el cuerpo.

Una gran grieta está dentro nuestro. La grieta mente-cuerpo nos ha sido instalada desde hace ya mucho tiempo y es una creencia, ahora disfuncional que aún tenemos, y viviríamos mejor si nos olvidamos de ella. Confirmaciones de esta disociación es cuando nos sucede algún accidente doméstico, cuando registramos que olvidamos un dato que no debíamos olvidar, cuando enfermamos,  cuando nos cuesta dormir por las noches o nos desvelamos a la madrugada, cuando el miedo o el enojo nos dominan, cuando  tenemos dificultades para concentrarnos a tal punto que no podemos leer más de 3 líneas seguidas de cualquier texto o mirar un video que dure más de 3 minutos. Estas y otras más son señales de nuestra grieta personal entre mente y cuerpo.

La única manera de disolver esta grieta es a través de la atención, trayéndome al presente como si tirara de un piolín para bajar un globo, repitiéndome “respiro”.

También puedo reforzarlo con frases como : “ahora estoy acá”, “estoy haciendo tal cosa”, “estoy escuchando a esta persona”, etc.

El único momento en que mi cuerpo y mi mente se unen es cuando soy consciente de que respiro, cuando estoy consciente de lo que hago, de lo que pienso y de lo que digo. Entonces podré sentir el aire que entra en mi cuerpo, apreciar una flor, oler un perfume, disfrutar de una sonrisa, escuchar realmente al otro, ponerme en su lugar, darme tiempo para descansar, escuchar la música preferida, cantar, bailar, aprender. Salir por unos instantes del circuito automático y detener el tiempo unos instantes en el presente. Y solo unos instantes, porque luego la mente tenderá a volar otra vez hacia algún lugar diferente, seguramente al futuro o al pasado.

Una gran grieta está instalada dentro nuestro. Pero cuerpo y mente ya no están separados, somos uno.  Pero  también hay otra grietas, dirán unos, y son las que la cultura pone en el escenario y nos inducen a que tengamos  el pensamiento polarizado, ese pensamiento de blanco o negro, que nos entretiene en el contenido, nos llena de intensidad emocional y nos distrae de lo que puede ser realmente importante.

¿Y qué es lo importante? Dirán otros.

Si nos distraemos con el contenido de otras grietas de afuera, no podemos prestarle atención a lo que nos pasa por dentro. Una buena conexión de atención mente- cuerpo  levanta las defensas psicofísicas acrecentando nuestra salud, nos aporta recursos internos para afrontar situaciones difíciles, ayuda a desplegar la resiliencia y nos hace sentir más seguros y con más fortaleza, sabiendo que tenemos la capacidad de tomar decisiones y enfrentar situaciones con independencia.

Por lo tanto, la propuesta es, simplemente, activar tu unión con un simple “respiro”.

Qué significa meditar

Todos los días estamos realizando diversas actividades. Algunas de ellas exigen que pongamos especial atención como por ejemplo cuando estamos cocinando un plato novedoso, cuando estamos estudiando, cuando estamos aprendiendo a bailar, cuando hablamos, etcétera. Son tareas en las que prestamos atención porque podemos equivocarnos, y vamos a llamarlas actividades atencionales.

Sin embargo, hay toda otra gama de actividades a las que no prestamos atención, y vamos a llamarlas actividades automáticas. El ejemplo típico es respirar, pero también sirven como ejemplo los actos de manejar, de caminar o de fumar donde muchos de nuestros movimientos son automáticos, es decir, los realizamos sin pensar demasiado.

Como podemos ver, algunas tareas exigen mucha atención, otras menos atención y otras que son completamente automáticas.

Sin embargo, ahora podríamos hacer una especie de experimento y convertir una tarea automática en una tarea atencional. Por ejemplo, podemos comenzar a respirar pero prestando una atención plena y especial al acto mismo de respirar.

Ustedes podrán decirme con justa razón “¿Y para qué serviría esto? Total, puedo respirar igual automáticamente y mientras tanto hago otras tareas útiles”. Es cierto, pero aún así podemos encontrarle a esta peculiar actividad al menos dos utilidades.

En primer lugar, prestar atención a nuestra respiración permite que podamos respirar mejor o de una manera que beneficie nuestra salud. En segundo lugar, y esto es lo que quiero resaltar como importante aquí, prestar atención a nuestra respiración hace que nos concentremos solamente en eso y desviemos nuestra atención de ciertas otras distracciones que nos acosan permanentemente. Por ejemplo, si estamos angustiados, ansiosos, deprimidos, enojados, encolerizados o doloridos, el hecho de concentrarnos solamente en nuestra respiración hará que dejemos de estar pendientes de todos esos estados mentales desagradables.

Sigue leyendo

Conectándonos con nuestro interior- Mindfulness

paisaje_de_un_campo-1024x576

 

Si en estos momentos te hiciera la sugerencia de que cierres tus ojos y que te sientas cómodo en el asiento que estás porque vamos a meditar, es posible que tus primeros pensamientos sean parecidos a: “Debería llevarle la corriente?”, “Qué iremos a hacer?”, “Será confiable?”, “Cuánto tiempo me llevará? Porque tengo cosas que hacer”, “puede ser divertido”, “tengo hambre”, “dónde estará mi marido en este momento?”, y otros etcéteras.

Sigue leyendo