Percibimos lo que esperamos ver

Cuando hablamos de los SESGOS COGNITIVOS en un artículo anterior, mencionamos al SESGO DE ATENCIÓN.

El SESGO DE ATENCIÓN es la tendencia a que los estímulos emocionalmente relevantes en el propio entorno mantengan o limiten la atención de forma preferencial.

 

En el año 1999, Christopher Chabris y Daniel Simons, dos psicólogos cognitivos de EEUU realizaron un simple pero llamativo experimento: convocaron a seis estudiantes, los dividieron en dos equipos (remera blanca y remera negra) y les pidieron que se pasaran la pelota entre ellos mientras se mezclaban. Y ellos filmaban.

Luego les pidieron a alumnos voluntarios de la Universidad de Harvard que miraran el video (de menos de un minuto) y que contaran la cantidad de pases que hacían los jugadores de remera blanca.
Sigue leyendo

El pensamiento: SESGOS COGNITIVOS II

 

Hemos visto en el artículo anterior los SESGOS COGNITIVOS que se pueden producir principalmente en investigaciones y en la formación de algunas creencias y que llevan a conclusiones muchas veces erróneas.

Recordamos que los SESGOS COGNITIVOS son fenómenos psicológicos, alteraciones en nuestro pensamiento, por lo general involuntarias, generalizadas e inconscientes que utilizamos al interpretar la información y que nos condicionan al intentar analizar la realidad.

Algunos sesgos en la toma de decisiones y predisposiciones conductuales:

Analizamos ahora los sesgos cognitivos que pueden afectar en la toma de decisiones tanto laborales, empresariales o de nuestra vida cotidiana:

Sigue leyendo

EL PENSAMIENTO: los sesgos cognitivos

Cuando pensamos, tendemos a cometer ciertas alteraciones, juicios imprecisos o interpretaciones sesgadas que nos llevan a ciertas distorsiones cognitivas, distorsiones en nuestros pensamientos.

Los sesgos cognitivos son ciertos prejuicios cognitivos, fenómenos psicológicos por lo general involuntarios que utilizamos al interpretar la información. Son tendencias generalizadas, inconscientes, que nos condicionan al intentar analizar la realidad.

Al conocerlas podemos intentar no cometer estos sesgos cognitivos, dado que nos pueden llevar a pensar con distorsiones, lo cual  afectará a nuestras emociones y nuestras conductas.

Sigue leyendo