Una imagen vale más que 1.000 palabras

“Recientemente en un acuario de Hawai los entrenadores se sintieron intrigados al ver que cuando le formulaban a un delfín una pregunta cuya respuesta podía ser afirmativa o negativa, por ejemplo: ¿Hay una pelota flotando en algún lugar de la pileta?, los delfines contestaban sin mirar alrededor.

Un día uno de los entrenadores estaba utilizando lentes de sol y descubrieron que cuando el que preguntaba era él, los delfines necesitaban buscar la pelota para poder contestar. Análisis posteriores demostraron que lo que sospecharon aquel día es real: Los delfines podían “leer” la respuesta en los ojos de los entrenadores.”

 

(Tito Rodríguez – Director Instituto Argentino de Buceo) (1)

Los delfines pueden hacer una lectura de los gestos humanos, tal vez con mayor precisión que algunos otros animales. Los seres humanos, como último eslabón de la cadena evolutiva, tenemos también esa capacidad de expresarlos corporalmente y comunicarnos con los gestos y el cuerpo, capacidad innata en el caso de algunas emociones básicas y aprendidas a través de la cultura en el caso de otras emociones.

Así parecen indicar las investigaciones acerca del lenguaje corporal.

El psicólogo norteamericano Albert Mehrabian afirma que en una conversación solo el 7% de la información se atribuye a las palabras, el 38% se atribuye a la voz (entonación, proyección, resonancia, tono) y el 55% al lenguaje corporal, llamado así a los gestos, las posturas de la cabeza, de los brazos, del cuerpo, de las piernas, el movimiento de los ojos, el modo de respiración, la coloración de la piel, la transpiración, etc).

A. Mehrabian junto con el psicólogo Paul Ekman concluyeron en sus investigaciones que muchos gestos utilizados son comunes en la mayoría de los países.

Los gestos más básicos y casi universales son el mover la cabeza para afirmar o para negar algo, fruncir el ceño en señal de enojo, encogerse de hombros indicando que no entendemos o comprendemos algo, la sonrisa, etc. Otras veces, hay gestos que vienen heredados del reino animal, como puede ser enseñar los dientes en señal de enojo o agresividad.

El Dr. Paul Ekman ha trabajado en el guión de la serie Televisa LIE TO ME (Miénteme). Gracias a esta serie, sus investigaciones sobre el lenguaje corporal y la gestualidad y cómo se expresan las emociones se han difundido aún más.

En una de las series el Dr. Lightman (el protagonista, quien trabaja como investigador) indica:”Una persona dice, en promedio, tres mentiras cada 10 minutos”, y “La verdad está escrita en el rostro de cada persona”.

Ekman ha descubierto que la base de estas expresiones son generadas por la acción de 43 músculos faciales, y que se pueden esbozar cerca de 3.000 microexpresiones involuntarias. Todas relacionadas con algún estado de ánimo o emoción.

Algunas expresiones son básicas o biológicamente universales en la especie humana (1992):

. repugnancia
. felicidad
. ira
. miedo
. sorpresa
. desprecio
. tristeza

¿Cómo hacer para detectar la emoción de otra persona a través de sus gestos?

Debemos estar atentos, mirar el rostro de frente, su mirada, observar sus movimientos, la posición corporal del cuerpo, el tono de voz, etc.

Escuchar no es solamente oír. Es poder interpretar todo lo que la persona está comunicando frente a mí. Si su lenguaje corporal es coherente con su lenguaje verbal, la persona está siendo auténtica.
Además, podemos percibir sus emociones más allá de sus palabras.

En el siguiente video podemos conocer significados de algunos de estos gestos:

(1)Iaas.com.ar

Los comentarios están cerrados.